La Ruta de Fife Coastal Path en Fife

Queensferry

La Fife Coastal Path comienza en la ciudad de Queensferry. Desde allí os invitamos a visitar otros lugares como Inverkeithing, Dakgety Bay, Aberdour, Burntisland y Kinghorn. Se trata de una ruta de casi 130 kilómetros por la región de Fife, en la costa oriental de Escocia. La ruta se puede hacer en varios días, visitando las pequeñas ciudades del camino.

Todas estas ciudades tienen hoteles, Bed and Breakfast, hostales y cualquier tipo de alojamiento. Adentraros en ella con nosotros, y descubriréis la esencia de la vida escocesa, además de rincones de gran belleza natural y lugares con mucha historia.

Como os decíamos antes, la ruta comienza en la ciudad de North Queensferry, que se halla a la sombra del gran puente del ferrocarril de Forth. La ciudad es muy pintoresca, y alberga el Deep Sea World, un gran acuario.

Desde aquí continuamos hasta Port Laing, con sus cuarteles abandonados. Durante la Primera Guerra Mundial fue una importante base de aviones. En la Segunda Guerra Mundial, el puente del ferrocarril fue objetivo fundamental de los bombarderos alemanes. Cerca de aquí veréis la base naval de Rosyth y los restos de muchas fortificaciones defensivas.

Kinghorn

A muy corta distancia nos encontramos con Inverkeithing, famosa por sus astilleros y sus fábricas de papel. La ruta nos lleva al puerto de Saint David y a las faldas de Dalgety Bay, con sus numerosas casas en la orilla. Más adelante se hallan las ruinas de Saint Bridge’s Kirk, que data del siglo XII.

La ruta continúa por la terminal de hidrocarburos de Braefoot, antes de llegar al pequeño pueblo de Aberdour, que cuenta con una excelente playa. También hay un castillo histórico, y una iglesia preciosa. Es interesante acercarse en el mes de agosto para disfrutar del Festival de Aberdour, que atrae a visitantes de todo el mundo.

Burntisland es la siguiente población que encontraremos, que también tiene una muy buena playa. La construcción naval fue la primera industria de la ciudad, aunque últimamente lo que se trabaja es el aluminio. La ciudad alberga anualmente unos Highland Games.

De ahí la ruta nos lleva hasta Kinghorn. En el camino pasaremos por un monumento al rey inglés del siglo XIII, Alejandro III de Escocia, quien encontró la muerte al caer de su caballo por los acantilados, mientras marchaba hasta Petticurt Bay, desde Kinghorn, para reunirse con su esposa. La ciudad tiene dos playas y un lago donde se pueden realizar toda clase de deportes acuáticos.

Será por hoy el final de nuestro camino. En los próximos días os seguiremos contando nuestra ruta por la costa oriental de Escocia.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top