Visitar el Castillo de Edimburgo

Castillo de Edimburgo

¿Quién no ha oído sobre los célebres castillos del norte europeo, sobre todo los de los países británicos?… Sin lugar a dudas, la mezcla de historia medieval, fina arquitectura e imponente perfil de aquellos monumentos son alicientes idóneos para conocerlos. Así es como nos hallamos en Escocia, una de las naciones que conforman las islas del Reino Unido, y su majestuoso Castillo de Edimburgo, edificación que alberga desde sus cimientos emblemáticos y espléndidos tesoros de la cultura escocesa.

Al estar cerca de aquella edificación, se puede observar que a sus lados hay profundos acantilados, lo que refleja la sapiencia de sus ingenieros al prever futuros ataques bélicos. Llegando a su interior, un aire lleno de fragancia a coronaciones le somete a conocer de cerca sus impresionantes dádivas.

Por ejemplo, una exposición que usted debe presenciar es la de Los Honores de Escocia; joyas de la corona escocesa de histórica tradición. Aquellas alhajas, más antiguas del Reino Unido y segundas del continente europeo, están compuestas por el Cetro, la Espada y la Corona de aquel país, elaborados de los piedras y metales preciosos más pomposos del mundo.

Como los mitos y leyendas son un ingrediente matriz en sus entrañas, La Piedra del Destino se lo brindará con toda seguridad. Es un componente de piedra con una rica historia, pues en ella se celebraba las fiestas de coronación de los monarcas escoceses en la era del medioevo. Sobre ella se han dicho un sinfín de fábulas, entre ellas una referida sobre la Biblia, en que aquel sólido sirvió a Jacob para apoyar su testa en el libro de Génesis en su famoso sueño de La Escalera de Jacob; también se dice que fue traída desde Egipto por la hija de un Faraón, cruzando la península ibérica e Irlanda para ello, entre lo que más cuentan los guías en el castillo.

Es sabido que el continente europeo ha sido testigo de diversas guerras a lo largo de su existencia, por lo cual es lógico pensar que estuvieran a la vanguardia de diversos artefactos para aquellas circunstancias. Un fiel reflejo de ello es el Mons Meg, cañón ingeniado en el siglo XV de exquisita forma por lo compacto de sus líneas, todo un adelanto en su época y se encuentra aquí. Con sus más de seis toneladas, este coloso de hierro utilizaba municiones que llegaban a los ciento cincuenta kilos de peso, además de rendir un alcance de más de tres kilómetros por hora en sus disparos. Sin duda es una incógnita cómo se pudo crear aquel ejemplar para los científicos, pero toda una poesía para los directores hollywoodenses para imitarlo en sus filmes.

Y estos son algunos de los encantos del norte europeo plasmados en el Edimburgo escocés y su magnánimo castillo. También podrá tener la gala de conocer el Gran Cañón de las trece horas, que dispara todos los días a la mencionada hora, emblema del puntualismo británico característico; o La Capilla de Santa Margarita, la parte más antigua del monumento, y de la ciudad. Parajes plasmados de elegancia y surtidos de gestas de antaño se ponen sus mejores trajes para su visita, pues, la cultura de la sonora gaita y del buen whisky les brindará el calor humano que los distingue.

Infórmate y reserva en:

-Entradas para visitar el Castillo de Edimburgo

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top