El Castillo de Dunnottar, fortaleza del horizonte

Castillo de Dunnottar

A menos de tres kilómetros al sur de Stonehaven y a 25 kilómetros de Aberdeen, es la maravillosa costa este de Escocia, se encuentran las espectaculares ruinas del Castillo de Dunnottar. Se halla situado en una enorme roca, rematada con escarpados acantilados con vistas al Mar del Norte. Es uno de los lugares con más historia de Escocia, un maravilloso horizonte cargado de romanticismo. Un lugar ideal para la contemplación de aves, ya que hay un montón de nidos en los acantilados. No es de extrañar que éste fuera uno de los lugares elegidos por San Ninian para retirarse a orar.

El Castillo de Dunnottar fue construido en 1392 por Sir William Keith, Gran Mariscal de Escocia, aunque se cree que había una construcción anterior que databa de 1296. El edificio que domina el conjunto es la Tower House, en forma de L, que tiene su origen en el siglo XIV. Otras estructuras de la fortaleza incluyen cuarteles, casas, establos y almacenes.

Muchos de estos edificios fueron relizándose a medida que pasaban los siglos. Las estructuras más importantes que os podemos recomendar visitar son la Gatehouse, la sala de entrada, la capilla y cámara del prior. El castillo se extiende sobre una superficie de casi tres hectáreas. Al otro extremo se halla un elegante patio rodeado por hermosos edificios del siglo XVII. Estos edificios albergan uno de los mayores salones de baile de Escocia. Otro de los edificios que rodean el patio es la capilla del castillo, construida en el siglo XIII.

El Castillo de Dunnottar ha pasado a la historia primero por ser una pequeña guarnición que luchó contra el poderío de Cromwell durante ocho meses. Esta fortaleza fue la logró preservar las famosas joyas de la cocona escocesa, las Honours of Scotland. Mucho más tarde, en 1685 fue el escenario de trágicas ejecuciones, en sus calabozos de Whigs Vault, que hoy en día aún se conservan.

El último Mariscal de Escocia fue declarado culpable de traición en el movimiento jacobita de 1715. Desde entonces fueron incautadas sus propiedades, entre ellas el Castillo de Dunnottar. La fortaleza fue completamente desmantelada en 1718. Con ello cayó en una época de decadencia, y no volvió a prestársele atención hasta 1925, cuando se hicieron cargo de él los Vizcondes de Cowdray, cuya familia es hoy propietaria del castillo.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top